Home arrow Navacepeda arrow Noticias arrow La Mano del Oso



La Mano del Oso
En la puerta de la iglesia de Navacepeda se encuentra clavada una mano de oso pardo. Hasta el momento no se ha encontrado ningún documento escrito que informe sobre su historia, pero podría tratarse de un exvoto. Cuenta la leyenda más extendida que es la ofrenda de un segador que logro salvarse del ataque de un oso, al que logró vencer con su guadaña. En agradecimiento a Dios o algún santo colocó la mano en la puerta de la iglesia.

Recientemente se ha datado con la técnica del Carbono 14 y los resultados confirman que el oso al que perteneció la garra vivió entre los siglos XV y XVII. Concretamente el estudio indica que con una probabilidad del 95,4%la muestra tomada (unos pocos gramos de hueso) pertenece a un oso muerto entre 1450 y 1640.Los análisis se han realizado en el laboratorio Angström de la Universidad de Uppsala, en Suecia. La última cita conocida hasta ahora de osos pardos en el Sistema Central la recoge el historiador Gonzalo Argote de Molina en su Discurso sobre la montería (1582). En este libro narra como siendo príncipe Felipe II, y por tanto en fecha anterior a su coronación en 1556, el monarca mató un oso de un arcabuzazo en las proximidades de El Monte de El Pardo, en Madrid. La datación de la mano de oso de Navacepeda nos aproxima a esas fechas y abre la posibilidad de que el ejemplar al que perteneció pudiera haber sido uno de los últimos osos de Gredos, y por extensión, de todo el Sistema Central.

Dos grupos de investigación, uno del Museo Nacional de Ciencias Naturales y otro dirigido por el famoso paleontólogo Juan Luis Arsuaga (codirector de las excavaciones de Atapuerca), han tomado pequeñas muestras de la mano para intentar obtener ADN y estudiar las relaciones de parentesco de aquel oso de Navacepeda con otros de la Península Ibérica.

De lo que no hay duda es de la presencia de osos en esta zona de Gredos. En el Libro de Montería de Alfonso XI, escrito a mediados del siglo XIV, se menciona que las gargantas de Gredos “es un buen monte de oso en verano” y se citan algunos lugares como “Valvellido”, “Collado Tejado” o “Collado de la Fuesa”, que sin duda tienen relación con los actuales Barbellido, Collado Tejado o Cañalahuesa, todos ellos en las proximidades de Navacepeda. Además, numerosos topónimos nos hablan de la presencia de osos dentro del término municipal, como Polvoroso, Fuente la Osa, Navapolvorosa o Raigoso, por ejemplo.

Se da también la circunstancia de que el premio nobel de Literatura Ernest Hemingway menciona una mano de oso clavada en la puerta de una iglesia en su novela Por quién doblan las campanas. En ella uno de los personajes, Anselmo, comenta: “En la puerta de la iglesia de mi pueblo había una pata de oso que maté yo en primavera”. Según la novela este personaje sería de El Barco de Ávila, pero en esa localidad no se conoce que haya habido ninguna garra de oso en la puerta de su iglesia.

Lo que sí es cierto es que Hemingway visitó la Sierra de Gredos durante el mes de junio de 1931 y se alojó en el Barco, según comenta el escritor en una carta dirigida a su amigo John Dos Passos. En ella y de forma telegráfica se menciona la presencia de cabras salvajes, truchas, lobos y “una garra de oso clavada en la puerta de la iglesia”.  Es muy probable que Hemingway durante aquellos días, quizá acompañado por alguno de los expertos guardas de la familia de los Nuñez, pasara por Navacepeda. En el pueblo pudo ver la mano del oso y el nobel norteamericano la inmortalizó para siempre en su famoso libro Por quién doblan las campanas.

Autor: Enrique Sacristán. 

 
 
 
 
Acceso a la sede electronica
Últimas Descargas
  • La Herguijuela en el siglo XVIII, libro de Mariano Moreno>
  • Libro sobre geanología de las familias de la localidad de la Herguijuela, versión de julio de 2014>
  • Historia de la Herguijuela, versión 18/01/12>
  • Iglesias del Alto Tormes>
  •